25 de enero de 2024

Cuando Dios Parece Ausente:

La Divina Providencia en

el Libro de Ester

Su Estructura Literaria

Para iniciar el desarrollo de este trabajo crítico es importante establecer la estructura literaria del libro, con el fin de comprender con mayor claridad el documento, y a partir de allí, identificar los diferentes movimientos de la narrativa y su técnica literaria. El autor de Ester se deleitó en gran manera en utilizar ironía, sátira y motivos repetitivos en la composición de su relato. La mezcla resultante es una joya de relato breve. A continuación, se establecerá la estructura prestando atención a la peripecia como recurso literario.

Técnica Literaria

Contrastes.

Los continuos contrastes que aparecen a lo largo de la narrativa reflejan la intencionalidad del escritor, por ejemplo: En el capítulo 3, Amán obliga a todos sus siervos a inclinarse delante de él como señal de honra; incluyendo a los judíos, pero Mardoqueo no lo hace. Por el contrario, en el capítulo 6 es Amán quien se ve obligado a honrar a Mardoqueo por mandato real. En el capítulo 5, Amán después de haber sido convidado a un gran banquete organizado por la reina Ester, y por consejo de su esposa Zeres, Amán preparó una horca para Mardoqueo. Sin embargo, en el capítulo 7 Amán es ahorcado en la misma horca que preparó para Mardoqueo.

En el capítulo 3, y por insistencia de Amán, el rey decretó que el pueblo judío fuera destruido. En el capítulo 8, se establece un nuevo decreto a favor de los judíos, incluso, con facultad para destruir a todos sus enemigos. En el capítulo 3, el anillo real es entregado a Amán como el segundo del reino. En el capítulo 8, el anillo es entregado a Mardoqueo, y en el capítulo 10, el texto narra que fue segundo después del rey Asuero. El primer decreto era para destrucción de los judíos, el segundo decreto fue a favor de los judíos y para destrucción de todos sus enemigos.

Ironías.

Las ironías también cobran un papel supremamente importante en la narrativa, por ejemplo: El capítulo 1 inicia describiendo la grandeza y el poder del rey Asuero desde la India hasta Etiopía, no obstante, el mismo capítulo demuestra que no podía controlar a su mujer, la reina Vasti. En el capítulo 2:21, Mardoqueo protege la vida del rey, acto que no fue recompensado a tiempo. Por otro lado, el capítulo 3 describe la recompensa no merecida de Amán. En el capítulo 3, Amán oculta al rey la identidad de su víctima; el pueblo judío, mientras le ha sido ocultado a él la identidad de una víctima judía que jugaría en su contra; la reina Ester. En el capítulo 5, Amán se enfurece porque Mardoqueo no se inclina delante de él. En el capítulo 6, Amán se apesadumbró porque tenía que inclinarse ante Mardoqueo. Finalmente, los capítulos 3:15, 4:1-3, 15-16, reflejan un irónico contraste. Mientras el rey y Amán disfrutan de los banquetes bebiendo vino, el pueblo judío debe ayunar por causa de las amenazas de muerte recibidas por la corte real.

Sátiras.

El escritor conoce bien el trasfondo cultural persa y deja ver en su estilo sátiras intencionales, por ejemplo: En el capítulo 1, describe detalladamente la pompa y la gloria del Imperio persa, sumado la confirmación del rey Asuero sobre su trono. Frases como “el Asuero que reinó desde la India hasta Etiopía sobre ciento veintisiete provincias”, o “para mostrar él las riquezas de la gloria de su reino, el brillo y la magnificencia de su poder” lo demuestran. Sin embargo, el escritor presta atención al actuar de las mujeres en el reino, contrastándola con la autoridad del rey para gobernar el imperio. En el versículo 13 se registra la negativa de la reina para obedecer las órdenes del rey, y en el versículo 17, es evidente el temor del pueblo persa ante un supuesto feminismo en el país. Los consejos de Zeres esposa de Amán en el capítulo 5, demuestran el control y dominio que ella ejercía sobre él. Zeres instruye a su esposo y se dirige con perspicacia y autoridad a la vanidad masculina herida de Amán.

Motivos recurrentes.

La celebración de los banquetes se convierte en uno de los temas más importantes del libro. En el capítulo 1:3, el rey Asuero realizó banquete para todos sus príncipes y cortesanos. En el versículo 5, realizó banquete para todo el pueblo que había en Susa capital del reino. En el versículo 9, la reina Vasti hizo banquete para las mujeres, en la casa del rey Asuero. Solamente en el capítulo 1, se realizaron tres banquetes con objetivos diferentes. En el capítulo 2:18, el rey Asuero hizo banquete a la reina Ester en conmemoración de su coronación. En el capítulo 5, la reina Ester prepara banquete para el rey y Amán. En dicho banquete, se descubre el plan malvado de Amán contra el pueblo judío, y se lleva a cabo la muerte de Amán. Y en el capítulo 9:16-32, la fiesta de Purim fue hecha día de banquete y de alegría. Sin duda, los banquetes gobiernan los movimientos de la narrativa.

Elementos en pares

Tremperd Longman y Raymond Dillard realizan un excelente trabajo al identificar las duplicaciones como la técnica favorita de composición del escritor. Ellos descubren que Ester ocultó su identidad dos veces, en el capítulo 2:10,20. Hay dos listas de los siervos del rey en el capítulo 1:10-14. Dos reuniones de las mujeres en el capítulo 2:8,9. Dos casas para las mujeres en el capítulo 2:12-14. Dos consultas de Amán con su esposa y amigos en el capítulo 5:14 y 6:13. Dos ayunos en el capítulo 4:13, 6. Dos presentaciones de Ester ante el rey no anunciadas en el capítulo 5:2 y 8:3. Dos investiduras de Mardoqueo en el capítulo 6:7-11 y 8:15. Dos referencias a la disminución de la ira del rey en el capítulo 2:1 y 7:10. Dos referencias a la irrevocabilidad de las leyes persas en el capítulo 1:19 y 8:8. Y dos cartas que instituyen la conmemoración del Purim en el capítulo 9:20-32.

Bosquejo del libro

El comentario Bíblico Moody presenta un bosquejo basado en la lectura natural del libro, por ejemplo: 1. Vasti, repudiada. 1:1-22. 2. Ester hecha reina. 2:1-23. 3. El complot de Amán contra los judíos. 3:1-15. 4. La decisión de Ester. 4:1-17. 5. El primer banquete de Ester. 5:1-14. 6. Amán humillado ante Mardoqueo. 6:1-14. 7. El segundo banquete de Ester. 7:1-10. 8. El contradecreto de Mardoqueo. 8:1-17. 9. La victoria de los judíos, y la institución del Purim. 9:1-10:3.6

A diferencia del bosquejo anterior, Tremper y Raymond presentan un bosquejo basado en la técnica literaria del libro, por ejemplo: 1. Las fiestas de Jerjes (1:1-2:18). A. Vasti derrocada (1) B. Ester elegida reina (2:1-18). 2. Las fiestas de Ester (2:19-7:10). A. Mardoqueo descubre una trama (2:19-23). B. Trama de Amán (3). C. Mardoqueo convence a Ester para que ayude (4). D. Primer banquete de Ester (5:1-18). E. Una noche de insomnio (5:9-6:14). F. Segundo banquete de Ester (7). 3. Las fiestas de Purim (8-10). A. El edicto del rey en favor de los judíos (8). B. La institución de Purim (9). C. El ascenso de Mardoqueo (10). Para el autor de este trabajo, este último bosquejo representa más la intencionalidad del autor.

Su Trasfondo Histórico

El libro de Ester inicia su relato en los días del rey Asuero, y esto ubica la narrativa en su marco histórico respectivo. El pueblo judío se encuentra ahora bajo el dominio de los persas después de haber experimentado los privilegios de la política de Ciro el grande y de Darío I. Los detalles presentados por el escritor sobre el lujo y el poder del rey, la pomposidad del reino, la riqueza y abundancia de los banquetes, los decretos reales como parte de la política de gobierno, el lugar que ocupan las mujeres en la sociedad, y los conflictos internos, pone de relieve la intencionalidad del escritor. Por esa razón, es relevante observar con detenimiento cada aspecto histórico-cultural donde se desarrolla la historia descrita por el narrador.

El Rey Asuero

El nombre griego del rey que se conoce en el texto hebreo como Asuero es Jerjes; gobernó a Persia del 486 al 465 a.C. Su padre fue Darío el Grande y su madre fue Atosa, hija de Ciro. Tuvo que enfrentarse con los mismos problemas que su padre Darío. Su imperio se estaba desmoronando, en gran medida debido a los nuevos impuestos. Jerjes no tenía la misma preocupación que Darío por mantener la lealtad de sus súbditos. En el aspecto religioso han surgido por ello dudas sobre su fe, ya que podría haber sido un soberano marcado por la reforma de Zoroastro, que creía sólo en Ahura Mazda y veía en todos los demás dioses demonios que tenían que ser destruidos. Babilonia fue tratada con dureza, demolidas sus murallas, arrasado el templo de Esagila y fundida la estatua de Marduk. Y, con todo, Jerjes no dudó en presentarse como legítimo rey de Babilonia, tal como lo habían hecho sus predecesores; pero trató a Babilonia como terreno conquistado.

Los Banquetes

Es cierto que el autor conoce la corte de Susa, sus costumbres religiosas y políticas, el carácter extravagante y sensual del soberano. Era común que los reyes auspiciaran fiestas lujosas. Los invitados en el banquete del rey Asuero incluyen a la aristocracia de Media y de Persia, los cortesanos que eran funcionarios de alto grado en la administración, los comandantes militares y tal vez los gobernadores provinciales.

Las fiestas persas eran famosas por su magnificencia. Tenían la costumbre muy común de comer reclinado en un diván o cama, y todos sus utensilios para beber eran de oro, y todos distintos uno de otro. En casa de los grandes, en ocasiones festivas, acostumbraban adornar las cámaras desde el medio de la pared para abajo con colgaduras de damasco y terciopelo de colores diversos suspendidas de ganchos, colgaduras que podían quitarse a voluntad. En las costumbres orientales se debía seguir un protocolo para las bebidas. El supuesto protocolo para estas fiestas de gala era que cuando el rey bebía, todos bebían. Por el contario, aquí los invitados no estaban obligados a seguir esa práctica. No se les exigía que imitaran al rey bebiendo cada vez que lo hacía él, y había una política de “bar abierto” que permitía que bebieran libremente.

Las Mujeres

Asuero tenía una política de monogamia, pero es no impidió que tuviera su harén. Aunque sólo tuvo una esposa a la vez, su harén consistía en más de 360 concubinas. Sin embargo, el trato que se les deba a las mujeres era típico de la época antigua. El castigo decretado para Vasti no es la ejecución ni el divorcio. Sencillamente fue degradada dentro del harén de modo que no tendría oportunidad de tener una presencia oficial en la corte real. Las concubinas eran mujeres que llegaban al matrimonio sin dote. No habían sido incluidas en el harén por alianzas políticas con otros países no para forjar vínculos entre la corona y una familia adinerada.

La petición de Ester ante el rey, se convierte en una acción valerosa de su parte lo cual ponía su vida en riesgo. Aunque se pensaría que la reina y esposa principal del rey habría tenido muchas oportunidades para hablar con el rey, no era necesariamente así. La reina no tenía acceso ilimitado delante de la presencia del rey, ni siquiera compartía con él su mismo lecho, ni participaba de los banquetes donde se encontraban habitualmente los hombres. Por esta razón, se puede observar la mano protectora de Dios con Ester, y su favor en las respuestas al otorgamiento de las peticiones del rey.

Acontecimientos posteriores

Jerjes murió asesinado en su dormitorio en el año 465 a.C. Su hijo menor, Artajerjes, trató de mantener unido al imperio, llevando a cabo numerosas batallas en la Bactriana, Egipto y Grecia. Las actividades políticas en tiempos de Artajerjes están descritas en los libros de Esdras y Nehemías. Para este tiempo, el pueblo de Judá disfruta de los privilegios de la reconstrucción de las murallas de la ciudad, y el restablecimiento del sacerdocio en la nación, cómo Dios lo había mandado en la ley a Moisés. Aunque dicho privilegio se efectuó con grandes adversidades y fuerte oposición por parte de los nobles de Samaria.

Su Mensaje Teológico

El mensaje teológico se convierte en un gran desafío para el lector, ya que Ester es un libro llamativamente diferente. Ni la palabra Dios ni el nombre de Jehová aparecen en el texto hebreo. Aunque su providencia se palpa en cada línea. Además, Bullinger ha demostrado que el nombre de Jehová ocurre con frecuencia, y en las más variadas formas, de forma críptica, esto es, oculta al lector. Para desarrollar su mensaje teológico, se tendrán en cuenta las diferentes perspectivas bíblicas: La perspectiva desde la teología propia, y la perspectiva novotestamentaria.

La perspectiva desde la teología propia

La doctrina que manifiesta el obrar cuidadoso y perfecto de Dios en cada uno de los acontecimientos de la historia de Judá bajo el reinado del rey Asuero, es la providencia divina. La confesión bautista de Londres de 1689 define providencia divina de la siguiente manera:

“Dios, el buen Creador de todo, en su infinito poder y sabiduría, sostiene, dirige, y gobierna a todas las criaturas y cosas, desde la mayor hasta la más pequeña, por su sapientísima y santísima providencia, con el fin para el cual fueron creadas, según su presencia infalible, y el libre e inmutable consejo de su propia voluntad; para alabanza de la gloria de su sabiduría, poder, justicia, infinita bondad y misericordia”.

Se debe prestar una cuidadosa atención a los verbos principales que definen la doctrina de la providencia; sostener, dirigir y gobernar. Especialmente en el libro de Ester el verbo que más se descubre en cada uno de los eventos, es el verbo dirigir. De manera implícita, Dios dirige los tiempos, los detalles, las acciones, los eventos, los personajes principales y secundarios de la historia. Wayne Grudem distingue el obrar de Dios al dirigir las acciones como concurrencia. El comenta: “Dios coopera con las cosas creadas en toda acción, dirigiendo sus propiedades distintivas para hacerlas que actúen como actúan”. Por lo tanto, se deben descubrir dichas acciones en el libro de Ester.

La negativa en la respuesta de Vasti ante el llamado del rey Asuero en el capítulo 1:12, produjo la seria necesidad de buscar jóvenes vírgenes de buen parecer de todas las provincias de su reino, entre ellas del pueblo judío, según el capítulo 2:2. De manera específica, en Susa capital del reino, había un varón en la residencia real que era judío cuyo nombre era Mardoqueo, en el capítulo 2:5. El exilio babilónico se convierte en una causalidad, en lugar de una casualidad. Las deportaciones del pueblo de Judá hacia la tierra de babilonia de manera providencial trajeron consigo a este varón judío, que había criado a una joven llamada Ester. Por cierto, no era cualquier tipo de mujer, el versículo 7 declara que era de hermosa figura y de buen parecer. ¿Cómo esta mujer judía entre todas las mujeres del reino llegó a hacer agradable ante los ojos del rey? No se encuentra otra respuesta sino en la providencia de Dios.

Como si fuera poco, ganaba el favor de todos los que la veían, según el capítulo 3:15, y al ser llevada ante la corte real fue amada por el rey, y dice el versículo 17: “y halló gracia y benevolencia delante de él más que todas las demás vírgenes”. ¿Cómo una judía llega a ser la más hermosa entre todas las vírgenes de todas las provincias del reino? Mientras tanto, Mardoqueo preserva la vida del rey en otro acto que se puede catalogar como casual, pero que posteriormente se convertirá en la llave de acceso a la corte real para beneficio del pueblo de Judá según el capítulo 3:19-23.

La entrada de la reina Ester ante la casa del rey para interceder por el pueblo era muy riesgosa, sin embargo, le fue preservada la vida, y el rey le concedió las peticiones respectivas. Aún más, detrás del plan de Aman por destruir a los judíos, estaba el propósito divino, de repente, todo cambia de rumbo. La horca que se había designado para la muerte de Mardoqueo, se convierte en la horca donde asesinan a Amán. Él es víctima de su propio invento. El cambio trascendental que ocurre entre el capítulo 3 y el 7 es prueba de la mano invisible de Dios quien guía cada uno de los eventos. Y es en el tiempo perfecto que Mardoqueo recibe la investidura de gobernante, por algo que hizo por el rey tiempo atrás. Cada detalle se ajusta de manera cuidadosa, las acciones convergen aportando el desarrollo de una estrategia divina, que tendría como fin último, proteger al pueblo y darle la potestad de destruir a sus enemigos. Todo lo que empezó en la deportación de babilonia, acompañado de aflicciones y sufrimientos tendría un buen final en la corte real con personajes jamás pensados.

Cuando Dios parece ausente, se deja ver silenciosamente en todo su esplendor. Tal vez, el nombre Jehová no es mencionado, ni se hace alusión a ninguna intervención sobrenatural, no se escucha su voz, ni se proclama su nombre, pero su obra poderosa y delicada se deja ver en los detalles más sutiles de la vida práctica. En una aflicción, en la negativa de una respuesta, en los caprichos de un rey, en las intenciones malvadas de un gobernante, en la hermosura física de una mujer, en las buenas obras de un sirviente, en las manos del plebeyo que prepara la horca, en un banquete abundante de placer, comida y deleite, en la pregunta de un mandatario, y en la respuesta a peticiones inoportunas, en todo esto, Dios no está ausente. Él está presente en su obrar providencial en el libro de Ester.

La perspectiva novotestamentaria

El obrar providencial de Dios para con su pueblo Judá, no tenía simplemente un propósito histórico y nacional, sino, un propósito redentor. Cuando se piensa qué relación puede existir entre la narrativa del libro de Ester y el salvador de Dios en la historia del mundo, pareciera que la respuesta fuese difícil de encontrar. Sin embargo, la cristología empieza a fluir a partir del mismo pueblo de Judá, y lo que se representa en la dinámica del reino. La amenaza incipiente de destrucción en contra del pueblo, no solo amenazaba la supervivencia de la nación en sí, sino, la orquestación del nacimiento del mesías prometido desde los tiempos de Adán en Génesis 3:15.

El Mesías sería descendiente de Judá, y nacería en el cumplimiento del tiempo. Pero para que esto tuviese lugar, Dios debía preservar al pueblo que aportaba el descendiente esperado quien traería la liberación eterna del pueblo. Cada uno de los eventos providenciales que Dios ordenó para proteger al pueblo del ataque inminente de los persas, tenía como fin último, el nacimiento de la persona de Jesús de Nazaret. Si no hay preservación para el pueblo, no hay preservación para Jesús, ya que él es el verdadero Israel al cumplir perfectamente lo que el pueblo no pudo cumplir. Tremperd Longman y Raymond Dillard comentan:

“Para los lectores cristianos lo que está en juego en el libro de Ester no es solo la existencia continua del pueblo judío, sino también la aparición del Mesías redentor. Aquí, en ciudad distante a centenares de kilómetros y varios siglos de lo que sucedió en Belén, Dios siguió gobernando con su providencia el curso de la historia y la condujo con mano firme hasta la aparición de su propio Hijo que derribaría la barrera entre judíos y gentiles”.

BIBLIOGRAFÍA

  • Bright, John. La Historia de Israel . Bilbao : Editorial Vizcaina , 1970.
  • Castel, Francois. Historia de Israel y de Judá . Navarra : Verbo Divino , 1998.
  • Dillard, Tremper Longman III y Raymond B. Introducción al Antiguo Testamento . Grand Rapids : Libros Desafío , 2007.
  • Grudem, Wayne. Teología Sistemática . Miami, Florida : Vida , 2007.
  • Henry, Matthew. Comentario exegético devocional a toda la Biblia. Barcelona : Clie, 1986.
  • J. I. Packer, Merril C. Tenney y William White JR. El Mundo del Antiguo Testamento . Miami, Florida: Editorial Vida, 1985.
  • John H. Walton, Victor H. Matthews y Mark W. Chavalas. Comentario Del Contexto Cultural De La Biblia. El Paso, Texas : Mundo Hispano, 2004.
  • Pfeiffer, Charles F. Comentario Bíblico Moody . Grand Rapids : Portavoz , 1993.
  • Roberto Jamieson, A. R. Fausset y David Brown. Comentario Exegético y Explicativo de la Biblia. Tomo I: El Antiguo Testamento. El Paso, Texas : Casa Bautista de Publicaciones , 2003.
  • Waldron, Samuel E. Exposición de la Confesión Bautista de Fe de 1689. República dominicana : Evangelical Press , 1997.
  • William Sanford Lasor, David Allan Hubbard y Frederic William Bush. Panorama del Antiguo Testamento . Grand Rapids : Libros desafío , 1995.

Pr. Alejandro Castiblanco

Soy vicepresidente del Seminario Reformado Latinoamericano y uno de los pastores en la Iglesia Bautista Reformada La Gracia de Dios. Esposo de Sara y papá de Joel.